Ingredientes:

  • 200 g de mantequilla
  • 120 g de azúcar
  • 280 g de harina de reposteria
  • 1 pizca de sal

Una receta irresistible para cuaquier paladar para los mas golosos de la casa y para quien no lo sea. Es una de las recetas más sencillas pero con alto impacto en el paladar. 

La mantequilla debe estar pomada, es decir, a temperatura ambiente, y es mezclada en ese momento con el azúcar. Se añade la harina de reposteria y la pizca de sal y se amasa con las manos hasta obtener una masa homogénea. 

Al coger temperatura, es conveniente dejar la masa en el congelador por 5 minutos o hasta que tenga una consistencia endurecida para poder estirarla con un rodillo.

Es el momento de darle forma con los moldes de diferentes formas.

Hornear durante 12 minutos a 180ºC. Cuando salen parece que están sin hacer, dejar enfriar e irán cogiendo cosistencia. 

 

Ingredientes:

  • Mantequilla
  • Azúcar moreno
  • Manzanas reineta
  • Canela en rama y en polvo
  • Jengibre

Esta receta se realiza con manzanas de reineta que son especiales para este tipo de receta. Su durabilidad hacen de esta receta un básico que tener en la nevera durante el otoño e invierno para un postre socorrido.

Se pone a fuego lento la mantequilla, el azúcar moreno, el jengibre y la canela en rama hasta que se fusionen y forme un caramelo muy ligero.

Una vez formado, añadimos las manzanas de reineta troceadas, y removemos con movimientos envolventes lentamente para que se vaya cocinando. Este es el momento de añadir un toque de canela en polvo. Ni mucho ni poco, en su justa medida, ya que el sabor de la canela es invasivo.

El punto final de la compota depende del gusto de cada uno pero el ideal sería que los trozos de manzana estuvieran enteros con textura suave.